Ayuda a tu hijo/a a beber suficiente todos los días

Help jouw kind om iedere dag voldoende te drinken

El 22 de marzo es el Día Internacional del Agua y, por supuesto, ¡debe ser celebrado! El agua es una de las fuentes más importantes en nuestro planeta, por lo que no podemos prestar suficiente atención a la fuerza del agua y, en particular, a la hidratación. Un aspecto fundamental de nuestra salud. Por eso, hoy te presentamos nuestros consejos para mantener la hidratación de tu pequeño/a al nivel adecuado.

Hidratación saludable para tu hijo/a

El agua entra en nuestro cuerpo durante todo el día. A través de los alimentos y todas las formas de bebidas, absorbemos líquidos. Y eso es algo bueno. Especialmente durante los días calurosos y tropicales o después del ejercicio físico, nuestro cuerpo pierde líquidos. Nuestro cuerpo lo hace para refrescarse. Esa pérdida de líquidos debes reponerla. Por supuesto, a la mayoría de los niños les gusta más un vaso de refresco, pero los refrescos contienen azúcar. El agua hidrata el cuerpo sin los nutrientes innecesarios. La hidratación saludable asegura que tu hijo/a se mantenga vital. La digestión sigue funcionando de manera óptima y también es importante suficiente líquido para el cerebro. La piel de tus hijos/as también aprecia mucho el agua suficiente. La falta de agua puede provocar deshidratación. Tu pequeño/a podría notarlo, por ejemplo, con la piel seca, una digestión difícil o dolores de cabeza.

Nuestros 4 consejos para ayudar a tu hijo/a a beber suficiente agua

¿Sabías que los niños de uno a tres años necesitan aproximadamente un litro de agua al día y que para los niños entre cuatro y trece años son unos uno a uno y medio litros de agua al día? Un vaso de agua durante el día no es suficiente para mantener a tu hijo/a hidratado/a y saludable. Con estos consejos, ayudarás a tu hijo/a a beber suficiente agua:

  1. Hora fija para beber: Bebe con tu hijo/a en un momento fijo durante el día. No siempre es fácil con el trabajo y la escuela, pero, por ejemplo, durante el desayuno o la cena, puedes poner un vaso de agua en la mesa.
  2. Alimentos ricos en agua: Algunos alimentos contienen mucha agua. El dicho conocido de "la manzana para la sed" no surgió de la nada. Muchas frutas son una excelente alternativa para ingerir agua y también son ricas en vitaminas. Una buena sopa también es una opción y las opciones son muchas.
  3. Dale a tu hijo/a una botella: No estamos a favor de las botellas de plástico, pero una botella libre de BPA llena de agua facilita el consumo de agua durante el día. Especialmente durante el ejercicio o en temperaturas altas, este consejo ayuda a mantener bien hidratado/a a tu hijo/a. También deja que tus hijos/as elijan qué botella o taza les gusta más. Eso los motivará a beber de ella.
  4. Bebe suficiente agua tú también: Saludable para ti y, además, un buen ejemplo a seguir.

¿Cómo vas a ayudar a tu hijo/a a beber suficiente agua?

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.