Esto es por qué quieres cocinar junto con tu hijo

Koken kinderen

Todos comemos a nuestra manera. Cada uno tiene sus propias preferencias y encuentra deliciosos diferentes platos, pero al mismo tiempo, también hay similitudes en nuestros patrones alimenticios que podemos reconocer. Desafortunadamente, algunas de estas similitudes no son beneficiosas para nuestra salud. Según la investigación, cada vez se evita más cocinar, probablemente porque alternativas más fáciles están cada vez más disponibles. En esta entrada del blog, descubrirás por qué cocinar con tu hijo es importante y compartiremos nuestras recetas favoritas.

La importancia de una alimentación saludable

Nuestra alimentación tiene un impacto en todos los aspectos de nuestra vida. Nuestra salud mental y física dependen en gran medida de lo que comemos. Una alimentación saludable proporciona los nutrientes adecuados, en la cantidad adecuada, para mantener nuestro cuerpo vital. Una dieta saludable puede ayudar a que tu hijo tenga un mejor desempeño en un partido de fútbol o en la próxima prueba en la escuela. Sobre todo, una alimentación saludable aumenta las probabilidades de que tu hijo se mantenga sano hasta edades avanzadas.

Por qué cocinar es importante para el desarrollo de tu hijo

Cocinar juntos tiene grandes beneficios para el desarrollo de tu hijo. La mayor ventaja es que tú decides completamente qué ingredientes utilizar. Esto les da a ambos la opción y hace que tu hijo sea consciente de sus propios hábitos alimenticios. Además, cocinar implica más que eso, ya que leer, interpretar y seguir una receta ayuda a que tu hijo comprenda y siga los planes paso a paso. Si creas tu propia receta, tu hijo también aprenderá a hacer un plan antes de comenzar algo. Como todos aprendemos, un buen comienzo es medio camino.

Nuestras recetas favoritas para ti y tu hijo

Todos tenemos nuestras preferencias cuando se trata de comida, y por supuesto, no se discute sobre el sabor. Sin embargo, algunos platos son más fáciles de preparar que otros. Aquí te presentamos nuestras sugerencias para empezar fácilmente con tu hijo:
  1. Verduras, carne y patatas: un estándar muy común en la cocina holandesa. La ventaja es que los ingredientes se preparan por separado. En el empaque de estos productos, a menudo se indica cuánto tiempo dura la preparación. La estufa puede llenarse bastante con diferentes ollas, así que ten cuidado de que tu pequeño no se queme accidentalmente.

  2. Una ensalada para evitar el calor: Las ensaladas no son aburridas en absoluto. Hay muchas formas de mezclar los ingredientes. La ventaja de una ensalada completa es que es posible que no tengas que cocinar ni hornear. Mucho más seguro para los más pequeños.

  3. Platos de arroz: el arroz es cada vez más popular y fácil de preparar. Puedes combinar el arroz con cualquier cosa, desde chili con carne hasta arroz frito. El desafío está en los platos que acompañan al arroz.

  4. Patatas dulces fritas: Hacer papas fritas en casa suele ser mucho más saludable que las de bolsa. Corta las patatas en tiras y fríelas en la sartén. Si tienes una freidora de aire, también puedes optar por usarla. Nos encantan.

  5. Descubre la cocina mundial: el mundo está lleno de increíbles habilidades culinarias. Cada país tiene diferentes culturas culinarias, y todas valen la pena.

¿Qué plato vas a preparar con tu hijo?

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.